Seleccionar página

Cabos Sueltos

Es comprensible que en un mundo alicatado hasta el techo de vídeos y audios, la palabra escrita pierda peso. En ese contexto poco sentido tiene que un cronista entre en una sala de conciertos, tome cuatro notas en un cuaderno —ya casi ningún crítico lo hace— y luego...